Derrotados pero contentos

Pelópidas estaba azorado. En realidad, su estado de ánimo se definía más bien por una euforia irrefrenable, pero a medida que pasaban los días iba cayendo en la cuenta del lío en el que se había metido. Si todo sucedía dentro de la lógica, en muy corto tiempo sus hazañas patrióticas se convertirían en desgracia... Leer más →

El hombre del destino

El hombre se encontraba cabizbajo y meditabundo. A su alrededor todo era desorden, indecisión, derrotismo o incluso resignación ante lo que se consideraba inevitable. En muy poco tiempo, apenas algo más de un mes, lo que era una organización centenaria, fuerte y prestigiosa, se había convertido en algo parecido a la nada. Para él era... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑